Unamuno: a propósito de la inexistencia de Galdós